10 de marzo de 2022

Minera Escondida deberá pagar más de 6 mil millones de pesos por daños medioambientales

La Superintendencia de Medioambiente certificó la afectación irreversible al ecosistema del Salar de Atacama

El 20 de abril de 2018, el Departamento de Conservación y Protección de Recursos Hídricos de la Dirección General de Aguas (DGA) denunció a Minera Escondida por no cumplir con el plan de Alerta Temprana del acuífero Monturaqui–Negrillar–Tilopozo, ubicado a casi 50 kilómetros al sureste del Salar de Atacama.

La minera fue acusada de fomentar la disminución de los niveles de agua subterránea, al no efectuar los ajustes que correspondían para evitarlo. 

Con todos estos antecedentes en la mano, la Superintendencia de Medio Ambiente multó a Minera Escondida con 6.600 millones de pesos por haber provocado un daño irreversible al ecosistema del Salar de Atacama. 

Según la sentencia, hubo una reducción de las aguas de la napa subterránea, mayor a 25 centímetros, “en el ‘Sector de Tilopozo’, esto es la distancia a la que se encuentra el agua desde la superficie del terreno, superándose -de forma irreversible- la disminución máxima aceptable que pueden soportar estos sistemas vegetaciones, lo que ocurrió desde el año 2005".

El Superintendente del Medio Ambiente, Cristóbal de La Maza, explicó que la Comunidad Indígena de Peine, al vivir en el sector sur del Salar, ha sido la más afectada con este desastre medioambiental, porque la empresa hizo uso desmedido del recurso hídrico que es la fuente de alimentación del humedal “Vegas de Tilpozo” y que a su vez es la fuente de ingresos de la comunidad.

TEMAS